Flores para Algernon

Una novela corta, pero intensa y muy emotiva, incluso desgarradora en algunos momentos. Es imposible no sentirse tocado por lo que sufre el protagonista y, en mi caso, es de las que te dejan pensativo durante unos días.

La forma de contar la historia es muy efectiva. Charlie, un muchacho que sufre un retraso mental es seleccionado para someterse a una nueva técnica médica que aumenta su inteligencia. Las entradas en su diario permiten que los doctores puedan seguir su evolución tras la operación, y con ellos también el lector.

Al principio comete faltas de ortografía y le cuesta expresarse, pero poco a poco va mejorando hasta que no solo escribe y se expresa con soltura y un amplio vocabulario, sino que los comentarios que hace son más profundos y habla de cosas que le ocurrieron en el pasado y que hasta ahora no había podido comprender.

Charlie se da cuenta de que su familia sufría por su culpa. Además, lo que él tenía por unos compañeros de trabajo simpáticos, son en realidad personas crueles que se ríen a su costa y ahora recelan de su inteligencia. Incluso los médicos que lo tratan se muestran reacios a aceptar su ayuda en la investigación y compartir con él sus conocimientos. El único con el que Charlie parece entenderse después de la operación es Algernon, un ratón de laboratorio sometido al mismo proceso.

Uno de los problemas de Charlie es que su inteligencia no sirve para sustituir los años en los que cualquier persona aprende a relacionarse afectivamente. Tras una relación fallida con su antigua profesora, se muda a otro piso donde conoce a su vecina, una artista bohemia con la que comienza otra relación que le ayuda a superar alguno de sus bloqueos, pero es tarde. Charlie sigue investigando y descubre un error en los cálculos de los médicos. Su inteligencia llegará a un pico alrededor de un CI de 185, y a partir de ahí se reducirá de nuevo. El descubrimiento por parte de Charlie de las crueldades que sufría es duro, pero la parte final en la que Charlie vuelve al estado inicial lo es especialmente. La guinda es la petición de Charlie, antes de retirarse definitivamente, de que se lleven flores al lugar donde Algernon está enterrado.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en libros y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Flores para Algernon

  1. Plutarco dijo:

    Hace muchos años vi una película con un argumento parecido. Creo que se titulaba Marty. También me dejo muy reflexivo.

    • Adriana dijo:

      Puede que te refieras a “Charly”, la primera adaptación cinematográfica del libro. Posteriormente hicieron un remake televisivo protagonizado por Matthew Modine.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s