Castración

He encontrado este blog en el periódico La Vanguardia: Entre Sexos

Me ha llamado mucho la atención lo que dice sobre la castración psicológica y me he puesto a pensar sobre ello.

¿Qué efecto psicológico produciría a un político enfrentarse a una mujer que pueda ser más hombre que él, o simplemente que piense que el público puede percibirlo así? ¿Qué efecto me produciría a mí si yo estuviera en esa situación?

El ver cuestionada la propia masculinidad, aunque solo sea de forma subconsciente, puede suponer una ventaja enorme para la adversaria.

Y la defensa ante eso no es fácil. La exaltación de lo masculino está mal vista. Un político no puede sacar su masculinidad a la palestra, debe ser neutro a no ser que presuma de ser un nuevo hombre con lo cual estaría ya cediendo ventaja a las mujeres al admitir que no puede ser un hombre sin más, sino un hombre que ellas aprueben. De lo contrario se arriesga a que lo tachen de machista, lo cual sería otra gran desventaja. Sin embargo nada de esto es necesario en una mujer.

Me vienen a la cabeza decenas de debates en foros, blogs, etc. en los que la respuesta cuando se acaban los argumentos consistía, entre otras cosas, en cuestionar la masculinidad. He visto cómo se utiliza todo tipo de argumentos ad-hom relacionados con la masculinidad de los discrepantes: se les llama desde machistas a machitos, pasando por saquitos de testosterona o se sugiere que están resentidos con las mujeres porque estas no les hacen caso, etc.

Uno puede ignorar estas acusaciones, pero, ¿qué ocurre cuando esto tiene lugar en público, en vez de la anonimidad de internet?

Investigando un poco más he llegado a este video en Youtube, que no ha hecho más que confirmar mis sospechas:

Esta asesora de parejas habla de cómo las mujeres tienen tres formas principales de demasculinizar a un hombre. Las utilizan todo el rato, aunque sin darse cuenta, y esto afecta a sus relaciones con los hombres.

Según esta experta, lo que una mujer consigue al comportarse así es espantar a su pareja, en el caso de una relación no estable, o que éste se cierre en sí mismo como defensa a la agresión, en el caso de una relación estable.

Las tres formas de demasculinización de las que habla son:

  1. Compararle negativamente frente a otros hombres. Esto le hará sentirse menos hombre. Aunque haya hombres que tengan más dinero, sean más inteligentes.. ¿por qué querrías hacer que el hombre que quieres se sienta mal recordandole que hay otros mejores que él?
  2. Riculizarlo o burlarse de él. Por ejemplo, con el típico eye-rolling o giro de ojos despectivo, como diciendo “no tiene remedio”. También meterse con él o humillarlo, especialmente si ocurre delante de otras personas, amigos, compañeros de trabajo. Si esto ocurre en un matrimonio, su corazón se cerrará. No será capaz de amar porque tendrá miedo de que le hagas daño. Esto ocurre en todas partes en nuestra cultura, los hombres en anuncios, comedias, películas… son objeto de burla no solo por parte de sus mujeres, sino incluso de sus hijos. Los hombres resultan a menudo ser los bufones y esto no está bien. Ellos se lo tragan estoicamente, pero lo que hacen en realidad es esconder o cubrir sus corazones para protegerse.
  3. Hacerle sentir innecesario. Que tú eres mejor hombre que él. Los hombres preguntan a veces ¿por qué ellas nos quieren en sus vidas si parece que no nos necesitan para nada, que no les importa lo que aportamos?

Me ha gustado mucho esta exposición y me ha dado mucho que pensar. Para empezar, ¿os habéis fijado cómo habla de los hombres como seres con sentimientos vulnerables que pueden ser heridos por las mujeres? ¿se os ocurre algún otro ejemplo de alguien que hable así de los hombres como colectivo, públicamente?

Pero salgamonos un momento de las relaciones de pareja. Todo lo que dice esta mujer sigue siendo perfectamente aplicable. Desde mi punto de vista todos los hombres nos vemos bombardeados constantemente por la sociedad con esos tres tipos de demasculinización. Todos los días, constantemente.

Existe un hombre ideal, un nuevo hombre con el que se nos compara continuamente, aunque no esté bien definido. También se nos convierte en innecesarios cuando se exalta a la super-mujer, capaz de hacer lo mismo que un hombre.

¿Cuál es resultado de todo esto?

Quizás hombres cerrados en sí mismos, que no ven nada positivo en ellos y pierden su autoestima, o incluso hombres que reaccionen a todas estas agresiones de forma violenta, al no tener otra forma de escape.

No sé qué pensáis vosotros, pero me da la impresión de que aquí hay algo profundo. Algo que podría ser la clave de todo lo que está pasando.

About these ads
Esta entrada fue publicada en masculinismo, personal y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Castración

  1. José Luis dijo:

    Brillante post, manu. Lo que describes en él se ha visto en recientes debates políticos entre candidatos y candidatas, y ha sido interesante como algunos candidatos, sin caer en la condescendencia, han superado con su discurso a políticas que querían desesmaculizar al político, incluso parecer más “masculinas que él. Creo que los ejemplos de Barack Obama, Joe Biden y Sarkozy frente a Hillary Clinton, Sarah Palin y Segolene Royal muestran ek camino a seguir en el “debate entre sexos”. Berlusconi, para mi sigue siendo un misterio, pero los patrones italianos se me escapan.

  2. Carlos dijo:

    Me ha parecido muy interesante tu exposición. Lo mejor de todo, las tres formas de “desmasculinizar” a un hombre. Creo que hay muchas más, como la ausencia de modelos masculinos en la televisión (o la aparición de modelos masculinos muy inadecuados, acordes al credo feminista de género), la saturación del mercado audiovisual con productos orientados a satisfacer las necesidades de ellas o la criminalización de formas de ocio tradicionalmente masculinas, por poner unos ejemplos.
    No sé si te has dado cuenta de que esas formas de “desmasculinización” que describes entrarían, si fuesen ejercidas contra las mujeres, de pleno en los formatos de violencia psicológica de género. Y esto me lleva, inevitablemente, a preguntarme: ¿Por qué hay una doble moral y lo que es castigado y castigable de hombres a mujeres no lo es de mujeres a hombres cuando los expertos, y también la gente de la calle, saben que eso ocurre?
    La respuesta es sencilla. Porque todo es por ellas, para ellas… y de ellos.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s