Penas

Ayer se conoció la segunda parte del caso de la madre condenada por dar una bofetada a su hijo, y el resultado hasta ahora es que no solo no la han absuelto, sino que le han aumentado la pena porque la agresión tuvo lugar en el domicilio familiar. Veremos qué pasa con la petición de indulto.

Lo que no entiendo, como ya comenté, es la reacción de la gente  ¿Por qué la indignación con los jueces?

La indignación debería dirigirse hacia los irresponsables que modificaron el código penal, atando así las manos de los jueces. A los que legislaron a golpe de titular, azuzados por los medios de comunicación. A esos que ahora se van de rositas después de haber perpetrado esa aberración que es la ley contra la violencia de género.

Pensaba yo en todo esto, creyendome como siempre una excepción, cuando de repente me encuentro esto en El Mundo

En contra de lo que podría parecer, !el código penal español es de los más duros!

Sin embargo, a pesar de este artículo,  El Mundo y todos los demás medios de comunicación son responsables de haber amplificado la alarma social que luego ha movido a los políticos a elaborar leyes descabelladas. También son responsables de dar visibilidad a las consecuencias de esas leyes cuando les conviene, como en el caso de esta mujer, pero ocultarlos cuando no les conviene, como en el caso de otros cientos de injusticias causadas por la ley de violencia de género.

No estoy muy de acuerdo con la forma que tienen los periodistas españoles de ejercer el cuarto poder…

¿Se me nota?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en noticias, política y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Penas

  1. Emilio dijo:

    El artículo 154 del Código Civil establecía que los padres podían “corregir razonable y moderamente a sus hijos”. Esta expresión en la que a mí entender resulta difícil encontrar algo que pueda inducir a pensar en el maltrato o el exceso, fue corregida recientemente, por obra de esa filosofía de género empeñada en someter a sus postulados todo lo que tenga que ver con las relaciones humanas por algo así como: (y aquí hablo de memoria), “respetarán la integridad física y psicológica de sus hijos”. En base a al viejo artículo hay padres condenados al alejamiento de sus hijos por una bofetada, siempre que fuese de padre a hija, porque se vinculaba esa bofetada a la violencia de género. Es decir que en ese sentido tampoco es que haya nada nuevo en la sentencia a este señora de Andalucía. La cuestión que ahora aparece como nueva es que ahora se trata de la madre y no del padre. Por eso sorprende que tantos y tantas se rasguen las vestiduras, cuando mantuvieron y mantienen silencio mientras los condenados eran los padres. El tema es muy largo y no quisiera hacer aquí un tratado pero hay cosas poco explicables como la razón de este cambio en el Código Civil, o por qué cuando la Ley habla de maltrato físico y psicológico, quienes propugnaron la Ley ahora hacen campaña exclusivamente sobre el maltrato físico, incluso son de las primeras en movilizarse porque en este caso la acusada es una mujer. Sería un nuevo caso de hipocresía y doble vara de medir pero ya digo que no quiero hacer un tratado. Tenemos el código penal más represor de todo la democracia y las cárceles más llenas de Europa y eso de la mano de un Gobierno llamado de izquierdas y ante el silencio de casi todos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s