Interstellar

Ah, echo de menos esto. Sentarte en la butaca con un cubo de palomitas, o sin cubo, da igual. Esperar a que se apaguen las luces, y sumergirte en otro mundo. No importa que la realidad te vuelva a pegar un puñetazo en el estómago nada más salir, porque durante dos horas, o lo que sea, puedo escapar. O incluso ser feliz, si la película ayuda.

Y con Interstellar no he sido feliz del todo, pero le ha andado cerca. Para un fanático de la ciencia ficción como yo, esta película ha sido una delicia, incluso a pesar de sus fallos, por ser justo eso. Por mostrar una realidad alternativa, cientificamente verosímil, en la que la humanidad se enfrenta, igual que en tantas obras de la edad de oro del género, a la exploración espacial y a la búsqueda de un nuevo hogar.

Me dan igual los excesos, que la música se entrometa en algunas escenas, que algunas sorpresas sean predecibles y algunas explicaciones sean insuficientes. Todo eso se compensa con detalles como la espectacular representación del agujero negro, o esa nave espacial igual que la que Arthur C. Clarke imaginó en Cita con Rama.

En resumen… ¡quiero más!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en cine y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s