Cuna de gato

Animado por Matadero 5 decidí elegir otra novela de Vonnegut para mi siguiente lectura. Suerte que tengo el lector electrónico, porque si no, me habría quedado con las ganas. No es que Vonnegut sea fácil de encontrar en las librerías precisamente.

La elegida ha sido Cuna de gato, un título un poco engañoso ya que en realidad la historia no tiene nada que ver con gatos, sino que es el nombre un jueguecito consistente en realizar figuras geométricas con un cordel sujeto entre los dedos de ambas manos. Ese era el juego al que jugaba uno de los protagonistas, Felix Hoenikker, uno de los inventores de la bomba atómica, en el momento en el que esta se utilizaba por primera vez.

Es una historia curiosa y con un toque de humor que me gustó, pero me dejó bastante confuso. No entendí muy bien todas las referencias a las enseñanzas de Bokonon y su extraña religión, y mientras lo leía me daba la impresión de que Vonnegut quería explicar algo trascendente e importante sobre la vida que se me estaba escapando.

El narrador es un escritor que realiza una investigación sobre Hoenniker, y para ello intenta contactar con sus tres hijos. Durante la investigación descubre que Hoenniker, además de inventar la bomba atómica, inventó también el hielo 9, un material con un poder de destrucción mucho mayor, ya que una pizca podría acabar con toda la vida en la Tierra.

El hielo 9 en realidad no es más que agua congelada, pero las moléculas están dispuestas en una configuración más eficiente que las del hielo tradicional, con lo que su temperatura de fusión son unos 45º C. Por debajo de esta temperatura cualquier cantidad de agua en estado líquido que entrase en contacto con un poco de hielo 9 cristalizaría y pasaría a estado sólido, convirtiéndose en más hielo 9.

El narrador descubre que los tres hijos de Hoenniker poseen una pequeña cantidad de hielo 9, que conservaron tras la muerte de su padre. Los gobiernos soviético y americano han conseguido muestras del mismo tras robárselas a uno de sus hijos y a su hija, mediante espias que los sedujeron. El hijo restante se ha refugiado en una pequeña isla del caribe llamada San Lorenzo, origen del Bokonismo.

Y San Lorenzo resulta ser un lugar surrealista. El narrador recibe la oferta de convertirse en dictador de la isla tras el suicidio del dictador anterior, Papa Monzano, que antes de morir de cáncer decidió poner fin a su vida tocando el hielo 9 con sus labios. Durante la ceremonia de investidura un accidente de un avión que participaba en una demostración provoca que se destruya parte del palacio, lo que provoca que cuerpo del dictador caiga al océano y, al contacto con él, toda el agua del planeta se solidifique irremediablemente.

Un final sorprendente para la humanidad ¿Quizá el mensaje que intentaba transmitir Vonnegut es que es mejor no buscarle sentido a la vida?

Bueno, al menos ya se de dónde sacó Joe Satriani el título para esta canción:

Anuncios
Esta entrada fue publicada en libros y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s