El caballero oscuro: la leyenda renace

Nolan tenía muy difícil igualar lo conseguido con El caballero oscuro, pero no se ha quedado demasiado lejos. La principal diferencia es que Bane no está a la altura del Joker como villano, pero el resultado ha sido un broche sobresaliente para lo trilogía.

Las tres películas vistas en conjunto son una auténtica gozada para los fans de Batman, que hemos podido disfrutar por fin en el cine de algo parecido a lo que hizo Frank Miller en el mundo de los comics. Igual que él, Nolan ha recuperado elementos del personaje que habían sido infrautilizados anteriormente, como la historia de cómo Bruce Wayne llegó a ser Batman, su lado oscuro, su personalidad atormentada por la muerte de sus padres o los dilemas éticos a los que se enfrenta al luchar contra el crimen al margen de la Ley.

Superman no duraría ni media hora en Gotham

Algunos detalles de esta última entrega que me parecieron reseñables son, por ejemplo, la interpretación de Michael Caine como Alfred, el mayordomo, aunque no aparezca más que unos pocos minutos, o la agradable sorpresa de Anne Hathaway como Selika Kyle, la ladrona cínica (la única referencia gatuna es un titular de periódico que habla de un cat burglar, pero en ningún momento nadie se refiere a ella como catwoman).

Más cosas: Bane es un personaje muy bueno, pero como digo, no tanto como el Joker, un personaje que ya han trascendido las películas de superhéroes y se ha convertido en historia del cine gracias a la increíble interpretación de Ledger. El Joker representa el terror caótico. Es, como él mismo se definía, un perro que persigue a los coches y que no sabría que hacer si alcanzase uno, mientras que Bane es una persona perfectamente cuerda con la determinación de llevar a cabo un plan, y aunque temible (la primera pelea entre él y Batman me puso los pelos de punta) no resulta tan terrorífico. Podéis juzgar vosotros.

Más cosas: creo que en algunos momentos se hace una película demasiado densa, en la que es difícil seguir todo lo que ocurre, especialmente al final, ¿quizás por haber recortado demasiado en el montaje? Tampoco me gustó mucho el papel de los policías de Gotham, que quedan como demasiado tontos, pero supongo que son pegas menores.

Y más: la he visto tres veces (sí, soy así de friki) una de ellas en la sala IMAX de parquesur. Creo que comparto la opinión de Nolan de que el futuro del cine, si existe, estará en el formato IMAX antes que en el 3D. Este ya empieza a ser algo común en los televisores domésticos, mientras que el punto fuerte del IMAX (una pantalla gigantesca con un sonido espectacular) solo se podrá conseguir en una sala de cine.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en cine y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s