Conde cero

Después de haber descansado un poco con lecturas más ligeras me animé a leer Conde Cero, la continuación de Neuromante y segunda parte de la trilogía sprawl de William Gibson. De nuevo la enrevesada historia y el estilo ofuscado de Gibson me pusieron a prueba, y aunque esta vez me resultó un poco más fácil de terminar que Neuromante creo que también resulta una lectura muy exigente para el lector.

La novela tiene tres hilos argumentales. En el primero un cowboy de consola novato llamado Bobby Newmark, alias Conde Cero, sufre un ataque que está a punto de dejarlo flatline (encefalograma plano) cuando está probando un rompehielo (un software diseñado para atacar el ICE, Intrusion Countermeasure Electronics). Afortunadamente una extraña aparición lo desconecta de la Matriz justo antes de que sea demasiado tarde. Sin embargo Bobby sabe que se ha metido en algo gordo, así que huye y acaba encontrándose con los creadores del software, que se interesan por la aparición.

En el segundo hilo, Turner, un mercenario, recibe el encargo de facilitar la deserción de un científico llamado Christopher Mitchell desde la compañía Maas hacia la compañía Hosaka. Mitchell es un experto en la nueva tecnología de biochips, pero en lugar de él aparece Angie Mitchell, su hija, cuyo cerebro ha sido modificado, al parecer con la tecnología de su padre.

En el tercer hilo, Marly Krushkova, la antigua propietaria de una galería de arte caída en desgracia después de vender una falsificación, recibe un encargo por parte de un excéntrico millonario llamado Virek. Se trata de encontrar el origen de unas cajas al estilo de Joseph Cornell.

Poco a poco se van aclarando los detalles que explican la aparición que salvó a Bobby, las cajas que persigue Virek y el biochip de Angie Mitchell. Al parecer, tras la unión de Neuromante y Wintermute algo surgió en la Matriz, desarrolló conciencia y vida propia fuera del mundo real, y se manifiesta con la forma de dioses Vudú (ahí queda eso) Virek, cuyo cuerpo se encuentra en las últimas, busca una forma de liberarse del mundo real, pero a las nuevas formas de vida virtuales parece que no les gusta esta idea.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en libros y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s