Fast five

En la limpieza de borradores ahora le toca a Fast Five.

Se trata de un intento de recuperar el éxito de la primera película de la saga (The fast and the furious – A todo gas, esa copia de Le llaman Bodhi con coches tuneados en vez de tablas de surf) con los protagonistas originales y tirando la casa por la ventana con la acción, las explosiones y otros actores famosos como Dwayne Johnson (AKA La roca)

No es que mis expectativas respecto al realismo de este tipo de películas sean muy altas. De hecho, acepto sin problemas que un par de personas puedan saltar desde un tren a un corvette, que este caiga decenas de metros por un precipicio con los protagonistas dentro, que salten en el último momento antes de caer al agua y no les pase nada. Pero me temo que no fui capaz de suspender mi incredulidad lo suficiente como para poder tragarme la persecución final, en la que durante varios minutos un par de coches arrastran una enorme caja fuerte de acero por toda la ciudad y son capaces de tomar las curvas como si la caja fuese de porexpán.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en cine y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s