Fragmentos de honor

De nuevo me lo he pasado muy bien con otra de las novelas de la saga de Miles Vorkosigan. Confirmó mi impresión de que Bujold es muy, muy buena construyendo historias. Además, cuando encuentra unos buenos personajes para protagonizarlas, la combinación es espectacular. En este sentido Caída libre era bastante más floja ya que los personajes no tenían tanto carisma.

Ya sabemos que el protagonista de la saga es Miles Vorkosigan, pero en esta novela él aun no ha nacido. En su lugar, los protagonistas no son otros que los padres de Miles, Cordelia Naismith y Aral Vorkosigan, cuando ambos eran todavía una comandante de un grupo Betano de exploración y el capitán de la nave Vorkraft de Barrayar, respectivamente.

Todo empieza cuando la expedición de Cordelia a un nuevo planeta es atacada. Allí se encuentra abandonada y prisionera de Aral, a quien ella conoce como el carnicero de Komarr, por las historias de su crueldad en la guerra. Sin embargo, Cordelia descubre enseguida que estas acusaciones eran completamente infundadas. Aral Vorkosigan en realidad es un hombre profundamente honrado y honorable, traicionado por miembros de su propio ejercito, que le consideran débil, y atrapado por la terrible rigidez de las tradiciones de su pueblo, su gobierno, la aristocracia y los militares barrayareses.

El propio Vorkosigan ha sido traicionado a su vez, dado por muerto y abandonado en el mismo planeta que Cordelia. Ambos se dirigen a una base oculta con provisiones y, durante el camino, mientras ambos sufren los peligros y las penalidades del viaje a pie durante varios días en un entorno desconocido y salvaje, surge el amor.

En este punto tengo que hacer un comentario sobre el evidente enfoque femenino de la historia. Por ejemplo, en esta parte del libro me encontré con párrafos y frases como este:

—¡Oh, buen tiro! —chilló Cordelia, extasiada.
Vorkosigan sonrió como un crío por encima del hombro y echó a correr hacia su presa.
—Oh —murmuró ella, aturdida por el efecto de la sonrisa. Había iluminado su cara como el sol durante un breve instante. Oh, hazlo otra vez, pensó; luego se sacudió del pensamiento. El deber. Cíñete al deber.

…o este

Se sintió inquietantemente consciente del cuerpo de él, musculoso, compacto, completamente masculino, agitando sentidos que ella creía haber suprimido. Sería mejor que pensara en otra cosa…

entre muchos otros, que casi parecían sacados de alguna novela de Corín Tellado.

En general me dio la impresión de que Bujold trata a Aral y a Cordelia como una especie de arquetipos masculino y femenino, pero esta sensación es mucho más marcada en el siguiente libro, Barrayar. En este caso me parece que Bujold lo maneja bastante bien.

Bueno, pues después de su aventura en la naturaleza salvaje, Aral y Cordelia no se volverán a ver hasta meses después, cuando Cordelia dirige una misión para entregar una nueva arma al planeta Escobar que les permitirá tomar la ventaja en su guerra con Barrayar.

Cordelia cumple su misión, pero es hecha prisionera por el almirante Vorrutyer, que acostumbra a torturar a las soldados enemigas que captura. Cuando éste ordena a uno de sus hombres, Bothari, un soldado cruel y mentalmente inestable, que la viole, este no es capaz de hacerlo y termina asesinando a Vorrutyer en su lugar.

En la misma nave viaja también Aral, que protege a Cordelia y a Bothari. Ella observa los movimientos de Aral y deduce que hay algo más de lo que parece detrás de la guerra de Barrayar con Escobar. Descubre que todo es una trampa tendida por el emperador de Barrayar para eliminar a la facción más dura y reaccionaria que aspira a arrebatarle el poder, a los que Aral, a las órdenes del emperador, engaña para situarse en primera línea de una batalla destinada al desastre. Cordelia se da cuenta de que este es un terrible secreto que no puede ser revelado bajo ninguna circunstancia, ya que supondría el caos en Barrayar, la derrota de los partidarios de la apertura, y la muerte segura de su amado.

Cuando Cordelia vuelve a casa, en la colonia Beta, su mal estado y su resistencia a contar todo lo ocurrido hace sospechar a los Betanos que en realidad Barrayar le ha lavado el cerebro y se ha convertido en una traidora, así que Cordelia se ve obligada a huir, y su único refugio posible a partir de ese momento es con Aral, en Barrayar, donde éste ha sido nombrado emperador regente, encargado de gobernar Barrayar mientras el heredero del emperador, Gregor Vorbarra, no cumpla la mayoría de edad.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en libros y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Fragmentos de honor

  1. barbaravb dijo:

    Una cosa que me gusta mucho de las novelas de los Vorkosigan es ese concepto del honor tan fuerte que tiene. Cuando Aral da su palabra, lo hace convencido de que nadie necesita otra garantía. Sería bonito poder fiarse así de la gente.

  2. Manu dijo:

    Sí, es triste que Aral tenga que servir al emperador de turno, que tanto puede ser alguien decente como un tirano despreciable.

    Resulta curioso pensar que hasta hace no mucho la gente todavía se batía en duelos cuando alguien ponía en duda su honor. Nada que ver con los políticos hoy en día, por ejemplo, que se llaman mentirosos a la cara y a nadie le importa, como si fuera la cosa más normal del mundo.

    Pero tener honor tradicionalmente era algo más, y esa parte no siempre es positiva. Todavía hay gente que cree que su honor depende de que su pareja o sus hijos se comporten de determinada forma. Yo me quedo con la parte de la honradez y el ser de palabra.

  3. barbaravb dijo:

    Es cierto lo que dices, parece que algunos hombres guardan su honor entre las piernas de sus mujeres, cuando es algo que únicamente tiene que ver con la conducta personal.

    Me gusta más el enfoque de Miles, para quien el colmo del deshonor sería perder la buena opinión de su padre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s