The Road (la carretera)

Madre mía. No recuerdo haber visto una película tan opresiva y deprimente como esta en mucho tiempo, por no decir nunca. Todo contribuye a crear esta atmósfera, incluyendo la fotografía de Javier Aguirresarobe, que consiguió un efecto parecido con Los Otros, de Amenábar.

Todo en esta película te va minando poco a poco, hasta que te preguntas cómo los protagonistas pueden tener fuerzas para seguir caminando. Yo, desde luego, no creo que lo hubiese conseguido. Lo peor (o mejor) de esta película es que viendola pasas un mal rato de verdad. Y no me refiero a un mal rato agradable como en una película de terror, sino a un horror que te va calando hasta los huesos hasta que te atrapa. Quedáis avisados.

La historia en realidad es muy simple. Debido a un terrible acontecimiento que no se nos explica (¿Quizás la caida de un meteoríto en la Tierra? la humanidad está en las últimas. Un padre y su hijo pequeño recorren la carretera en dirección al sur, hacia el mar, huyendo del frío y en busca de algún resto de civilización que les permita sobrevivir.

La vegetación está desapareciendo, así como los animales. No hay comida. Las personas que no se han suicidado todavía sobreviven como pueden, algunas a base de canibalismo. Ambos protagonistas deben escapar de los grupos organizados que se dedican a cazar a gente solitaria para utilizarlos como alimento. Los pocos individuos que se encuentran son recibidos con recelo pues cualquiera estaría dispuesto a cualquier cosa por comida. El pobre hombre recuerda los momentos felices con su mujer, o los primeros años tras la catástrofe, mientras se va consumiendo y ve como cada vez le resulta más difícil proteger a su hijo. Ni siquiera se sienten seguros cuando encuentran un antiguo refugio lleno de comida, pues temen que alguien les descubra. Simplemente llenan lo que pueden en un carrito y siguen andando.

Más o menos en eso consiste la historia. Así de duro. Hasta que llega el final… no sé si llamarlo sorpresa, o absurdo, del cual solo puedo decir que no alivió para nada la sensación de desolación que tenía.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en cine y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s