La feria de las tinieblas

Estoy muy acostumbrado a los libros de relatos de Bradbury.  Incluso en algunos libros que pueden parecer novelas, como Crónicas Marcianas o El Vino del Estío, cada capítulo sigue siendo un relato independiente, pero en este caso se trata de una novela de verdad.

El estilo de Brabury es, como siempre, único, lírico, lleno de metáforas y recursos que se utilizan en la poesía. Gracias a esto consigue crear una atmósfera perfecta para la historia, pero al mismo tiempo hace que los detalles de la trama no se desarrollen de la misma forma que en otras novelas, sino de forma mucho más vaga, sutil, irreal. Algo así como las buenas películas de terror, en las que el peligro se siente, más que verse. Aunque al principio no me acababa de convencer, después de leerla entera no me parece que la novela sufra demasiado por eso; al contrario, creo que así Bradbury ha conseguido que se transmita el terror de los protagonistas de forma efectiva y original, algo que sería difícil de conseguir con un estilo a lo Stephen King, por ejemplo. Por otra parte, más allá de la historia de terror, la novela es también la historia de dos niños que descubren los problemas que se encontrarán al convertirse en adultos, y cómo su padre es la figura clave para ayudarles.

La historia trata de una feria ambulante que llega a la ciudad donde viven Jim Y Will, dos amigos que, con tan solo unas horas de diferencia, están a punto de cumplir los 14 años, en la noche de Halloween. Toda la ciudad piensa que es extraño que una feria llegue tan tarde en el año, y es más extraño todavía que, tras su llegada, comiencen a ocurrir sucesos extraños y desapariciones, aunque esto solo lo sepan Jim y Will.

Escondidos en un árbol, los niños descubren una noche que los propietarios de la feria, Dark, un hombre completamente tatuado y conocido en la feria como el hombre ilustrado, y su socio Cooger, pueden utilizar el tiovivo para hacer avanzar o retroceder la edad de una persona, simplemente haciendo girar el tiovivo en un sentido o en el contrario. Además, el laberinto de espejos tiene la capacidad de mostrar a quien entra, en sus infinitas réplicas, su propia imagen con otra edad, mayor o más joven. Estas y otras atracciones consiguen explotar las debilidades de los habitantes de la ciudad y permiten a Dark reclutar nuevos miembros para la caravana, para acompañarle a él y a sus otros miembros, el hombre globo, el hombre esqueleto, la vieja adivina o el extraño enano, que tanto se parece al solitario vendedor de pararrayos desaparecido, que Jim y Will conocieron justo el día en que llegó la feria…

Incapaz de resistir la tentación de saber qué se sentiría al ser un adulto, Jim cae en la trampa y una noche intenta utilizar el tiovivo, pero Will consigue evitarlo a tiempo y causa un accidente que provoca que Cooger envejezca decenas de años. A partir de entonces el terrible Dark y todos sus compañeros comenzarán una busqueda por toda la ciudad de los dos niños que conocen su oscuro secreto, y un nuevo personaje, el muerto que vuelve a la vida al aplicarle electricidad, comienza su función en la feria…

Los niños, indefensos, tienen la suerte de ser descubiertos por el padre de Will, que se convierte en un importante personaje a partir de ese momento. Un hombre de apariencia frágil, atormentado por sus errores de juventud y por no haber formado una familia hasta que ya era bastante mayor (por lo menos para lo que era usual en los años 60), empleado en la biblioteca y encargado, hasta ese momento, de introducir a los niños en el mundo de los libros. Lo que parecía un candidato perfecto para caer en las garras del Sr. Dark y su tiovivo rejuvenecedor, se convierte en el baluarte que necesitan los niños para protegerlos del mal, y les enseña las armas con las que derrotarlo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en libros y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La feria de las tinieblas

  1. barbaravb dijo:

    ¡Lo recuerdo! Lo leí hace un millón de años, cuando tenía 12 ó 13 y me dio por leer todo lo de Bradbury que caía en mis manos. Me pareció muy inquietante, pero me gustó mucho.

  2. Manu dijo:

    La verdad es que tiene mucho mérito que consiga ese efecto a base de crear una atmósfera, porque los monstruos tampoco son demasiado terroríficos por sí mismos, para lo que estamos acostumbrados hoy en día.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s