El verano del cohete

Alguien me recomendó este vídeo hace un par de días y desde entonces me tiene fascinado.

Es impresionante la brutal potencia del cohete cuando arranca, la aspiración del fuego inicial, los frentes que se forman al pasar la barrera del sonido y la descomunal cola que se ve al final. Un infierno bajo control.

Hace años también estuve enganchado a una miniserie que hablaba del programa Apolo y la exploración lunar: De la Tierra a la Luna, presentada por Tom Hanks. Os la recomiendo. Tiene algún episodio memorable, como el que trata la historia del diseño del modulo lunar.

La música que suena en el vídeo es de la banda sonora de Battlestar Galactica, de Bear McCreary, pero parece que estuviese hecha para este vídeo. La canción que suena con las imágenes de seguimiento se llama Roslin y Adama. Es la canción perfecta para el inicio de un viaje épico.

Al ver la parte final de la cámara de seguimiento, me acordé de un relato de Crónicas marcianas.

Enero de 1999

Un minuto antes era invierno en Ohio; las puertas y las ventanas estaban cerradas, la escarcha empañaba los vidrios, el hielo adornaba los bordes de los techos, los niños esquiaban en las laderas; las mujeres, envueltas en abrigos de piel, caminaban torpemente por las calles heladas como grandes osos negros.

Y de pronto, una larga ola de calor atravesó el pueblo; una marea de aire tórrido, como si alguien hubiera abierto de par en par la puerta de un horno. El calor latió entre las casas, los arbustos, los niños. El hielo se desprendió de los techos, se quebró, y empezó a fundirse. Las puertas se abrieron; las ventanas se levantaron; los niños se quitaron las ropas de lana; las mujeres se despojaron de sus disfraces de osos; la nieve se derritió, descubriendo los viejos y verdes prados del último verano.

El verano del cohete. Las palabras corrieron de boca en boca por las casas abiertas y ventiladas.

El verano del cohete. El caluroso aire desértico alteró los dibujos de la escarcha en los vidrios, borrando la obra de arte. Esquíes y trineos fueron de pronto inútiles. La nieve, que venía de los cielos helados, llegaba al suelo como una lluvia cálida. El verano del cohete. La gente se asomaba a los porches húmedos y observaba el cielo, cada vez más rojo. El cohete, instalado en su plataforma, lanzaba rosadas nubes de fuego y calor. El cohete, de pie en la fría mañana de invierno, engendraba el estío con el aliento de sus poderosos escapes. El cohete creaba el buen tiempo, y durante unos instantes fue verano en la Tierra…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en libros, música y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El verano del cohete

  1. Pingback: PARA NIÑOS: El verano del cohete « Lo que pienso | EL OSEZNO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s