Curso de ética periodística: CO2 y género

La página de sociedad de El Pais nunca me decepciona. Hoy tenemos dos titulares jugosos por el precio de uno. Empecemos:

La industria ingresa más de 400 millones por la venta masiva de CO2

Curioso, no sabía que se pudiese sacar un dinerillo vendiendo este gas
que normalmente se considera como dañino. Siendo así, no se por qué
tanto interés en limitar su producción. Quizá pudiera ser la salvación
de la industria española: dedicarnos a producir CO2 y luego venderlo.
Es más, todos los seres humanos y animales producen CO2, por lo tanto
¡todos podríamos sacarnos un sobresueldo simplemente por respirar! no
como esas improductivas plantas que solo producen el inútil oxigeno.

Pero un momento… lo que dice la noticia no tiene nada que ver con el
titular. Resulta que las empresas no venden el gas, sino los derechos
de su emisión.

Aaaacabáramos. Parece que el que escribió el titular pensó que le iba
a quedar demasiado largo, así que decidió omitir algunas palabras
pensando que no cambiaría el significado. Esto me recuerda a un cartel
que apareció un día en mi instituto:

Partido de fútbol entre profesores y alumnos para recaudar fondos
para la droga

Evidentemente el partido no era para eso, sino para todo lo contrario,
con lo que queda demostrado que un par de palabras pueden suponer una
diferencia importante. Además tampoco era necesario, ya que el
periodista siempre podría redactar de nuevo el titular para que
quedase un poco más corto sin cambiar su significado. Por ejemplo: “La
industria gana más 400 millones vendiendo derechos de emisión de CO2”

Siguiendo mi razonamiento inicial, el periodista podría incluso haber
llegado a titular la noticia con un “Hagase rico vendiendo
excreciones”, al estilo de esos irritantes banners o correos de spam,
pero eso no sería digno de un periodico serio como El Pais. ¿No?

En fin, queda claro que el titular correcto es el segundo.  En este caso es especialmente pertinente esta cita de Albert Einstein: “Se debe hacer
todo tan sencillo como sea posible, pero no más sencillo”

El otro titular es este:

Un detenida en Barcelona por matar a su ex-novio en un atropello

No he cometido ninguna errata. El titular es exactamente ese a las 11:57 de hoy, aunque puede que lo corrijan a lo largo del día. Lo que parece evidente es que el autor de esa noticia sí ha cometido una errata, pero Freud estaría seguro de que no es una errata cualquiera, sino un lapsus calami causado porque, en el subconsciente del periodista, el agresor en cualquier caso de violencia en la pareja solo puede ser masculino. El hecho de que en este caso sea al revés ha causado una confusión que se ha manifestado en este error de concordancia.

Es evidente cual sería el titular correcto, y en cuanto al titular que hubiera podido escribir el periodista de haber dado rienda suelta a su psique, creo que podría haber sido algo así como: “Un hombre destroza el coche de su ex-novia golpeandolo con su cuerpo”

Ay, País País…

oops

oops

Anuncios
Esta entrada fue publicada en curso de ética periodística, noticias y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s