Maldita la gracia

Aquí estoy, partiendome la caja despues de ver esto:

Es una extraña reacción que me da a veces, cuando me llaman gilipollas y lo único que puedo hacer es callarme y aguantar.

Y si encima lo hacen con mi dinero, pues todavía me rio más. Porque resulta que esta campaña ha sido premiada por el ministerio de igualdad

Ahí queda eso. Ese es el concepto de igualdad que tiene mi gobierno. La igualdad para ellos es decir que soy tan subnormal que no puedo pulsar un par de botones. No se si esto también incluirá al Sr. Zapatero, el feminista radical.

Pero qué gracioso que es el anuncio. Lo más gracioso es su realismo. Unos hombres representados como lo que son: inútiles. Vestidos de payasos y bailando como imbéciles. No os preocupéis, dice, pues no tenéis ni que soltar el mando. Vale, no me preocupo.

Uno que no tenía la autoestima demasiado boyante, y ve en la tele cosas como esta. Me gustaría saber qué porcentaje de mis impuestos han ido a premiar una campaña que me está llamando inútil. Solo por curiosidad.

De repente me he dado cuenta de que según iba escribiendo mi risa se ha ido transformando en ganas de potar. Así que disculpadme un momento…

Ya está. Mucho mejor ahora.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en feminismo y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Maldita la gracia

  1. Mmmmmmm…
    pues yo (y no soy feminista xD) creo que ese anuncio dice una verdad como un mundo: los hombres casados con un rango de edad concreto no hace _nada_ en casa

    Y ese anuncio no creo que insulte o infravalore a nadie por su sexo, es como cuando.
    Y será que como soy una “roja” no me preocupa mucho el porcentaje de impuestos que se destinan a eso, por que muchos se destinan a cosas peores (y los premios a ese tipo de historias los veo en el mismo ámbito que los premios a creativos de otras áreas de la cultura/arte/publicidad)

  2. Manu dijo:

    Bueno, eso de que no hagan _nada_ me parece discutible, ya que ahí no estás incluyendo tareas como mantenimiento del coche, arreglar el típico enchufe roto, bricolaje, etc. que muchas de las mujeres en ese mismo rango de edad _nunca_ hacen. Además habría que ver el número de horas totales que trabajan ambos tanto dentro como fuera de casa, y en qué tipo de trabajos.

    Pero esa es otra discusión en la que no quiero entrar, porque el anuncio no dice eso. Lo que está diciendo es que *los hombres* (sin especificar ningún rango de edad, por cierto) pueden poner la lavadora, porque es tan fácil que *incluso ellos* pueden hacerlo.

    Ese *incluso ellos* es lo que me jode. Y si eso no es infravalorar a un sexo pues no sé lo que es. Por no hablar de las campañas paralelas al anuncio de TV, por ejemplo, las “listas negras” en el que las chicas pueden meter a las parejas que no colaboren. Lo siento, pero se mire por donde se mire esto no es igualdad, sino una humillación en toda regla.

    Por cierto, me gustaría que terminases ese “es como cuando.”

    Y no se trata de ser rojo o no. Menciono lo de los impuestos porque resulta que con ellos se financia el ministerio de igualdad, que ha premiado una campaña que me está considerando poco más inteligente que un chimpancé, incluyendo irónicamente también al Sr. Zapatero. Como se suele decir: encima de cornudo, apaleado.

    ¿Y sabes qué es lo peor? El principio psicológico tras este anuncio está en lo opuesto de lo que supuestamente defiende. Voy a hacer de psicólogo amateur e intentar explicarlo:

    Los publicistas saben que su “target”, es decir, el sector al que dirigen esta publicidad, son las mujeres. Las mujeres son mayoritariamente las que deciden qué detergente comprar, así que este anuncio en realidad no va dirigido a los hombres, en contra de lo que podría parecer.

    Los publicistas quieren que esa marca de detergente quede grabada en el subconsciente de la mujer que decide qué detergente comprar, y que esa asociación se manifieste a la hora de hacer la compra. Una forma de conseguirlo es conseguir que se asocie la marca a alguna sensación positiva, como una sensación de superioridad. Como tú dices, la mayoría de las mujeres son las que hacen la colada, y probablemente estén frustradas por la sensación de que sus parejas no colaboran. El mostrar a sus parejas como unos inútiles funciona como una especie de compensación subconsciente por esta frustración, de esta forma cada vez que ponen la lavadora se sienten mejor.

    Recuerdo sin embargo un anuncio de un lavavajillas, que en mi opinión se merecía el premio de igualdad mucho más que esta basura de puntomatic. En el anuncio que digo podíamos ver a una familia, una madre embarazada, un padre y un hijo. En este anuncio el padre y su hijo mostraban su extrañeza por una extraña cápsula de detergente. La madre ejercía también su superioridad intelectual informando a su pareja y su hijo de que eso eran las ultimísimas ultra caps, sin embargo la actitud era positiva. El padre y su hijo sabían poner perfectamente el lavavajillas y al terminar chocaban las manos ante la aprobadora mirada de la mujer. ¿No es más bonito hacer las cosas así?

  3. Lo de *incluso ellos* a mi me parece un sarcasmo (un: no necesitan ni aprender que todos sabemos que no les apetece aprender eso, no es que no puedan, es que no quieren) no un insulto, no entiendo por que te lo tomas así sinceramente.

    Y lo del cómputo de horas y trabajos…
    De comer, la colada etc son trabajos que se hacen todos los días, cambiar un enchufe, bricolage, mantenimiento del coche.. no
    Y por otro lado, eso del cómputo etc… francamente me parece una chorrada: yo trabajo y creeme, prefiero trabajar que ser “esclava no remunerada de mi casa”: trabajando te sientes valorado por lo que haces, te gratifican por tus labores, te relacionas etc..

    Y na, mejor me callo que discusiones así no llevan a nada me temo xD

  4. Manu dijo:

    ¿Sabes qué? tienes razón. Mi problema con el anuncio no es que me llamen inútil. Mi problema es que que me llamen a mi inútil se premia como igualitario, mientras que por cosas mucho menores se han retirado otros anuncios por ser ofensivos.

    Sólo una aclaración más. Creo que es injusto ignorar que hay trabajos muy esclavos fuera de casa en los que no te sientes valorado, ni te gratifican de forma justa ni te relacionas. Trabajos que se hacen simplemente porque hay que llevar dinero a casa para que tu familia pueda comer, y también muy exigentes físicamente. Algunos trabajos en casa pueden resultar más llevaderos que otros fuera de casa, e incluso alguien le podría ver la ventaja de compartir más tiempo con los hijos o tener tiempo para el ocio.

    Tengo cierto conocimiento de lo que es trabajar en la construcción, y no estoy seguro de qué elegiría si tuviese que decidir entre trabajar de amo de casa cuidando de mis hijos o en la obra. Fregar es un coñazo, pero con una fregona nunca me han llegado a salir ampollas en las manos ni me he machacado los dedos. Como dijo alguien con el que trabajé: “Unha muller non pode traballar na obra, ten que ter as maos suaves para acariñar ós seus fillos”

    En resumen, hay de todo. Lo que no se puede hacer es ignorar una de las partes.

    Y también tienes razón en otra cosa: estas discusiones no nos llevarán a nada, me temo 🙂

  5. Seikis dijo:

    Los tipos bailando…el mensaje de que los hombres pueden usar la máquina lavadora y esos tipos bailando…Da la impresión de que al usar la máquina, terminaran feminizados. Parecen homosexuales. No parece gran incentivo que digamos! xD !

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s